Inicio

Socias

 
 

Misión & Visión

Contacto

 

Portafolios

 

Noticias
& Eventos

 

 

  "Lo que se quiere, se puede"
 

Carolina Arroyo Aparicio, socia de la Asociación Gremial de Empresarias y Profesional de la V Región- AGEP-V Verdadero ejemplo de que “lo que se quiere se puede”

 

A los 16 años entró a estudiar Derecho, seguidamente se  dedicó a la docencia en el DuocUC e INACAP, impartiendo los ramos de Derecho Tributario, Derecho Comercial y Laboral.  Desarrollaba, en paralelo, el rol de esposa y mamá. Cuando la más pequeña de sus hijos tenía un año de edad, - actualmente tiene 19- , comenzó a sufrir un dolor de muelas, aparentemente, inofensivo. Sin embargo, tras visitar continuamente al dentista por lo persistente de la dolencia, optó por ir a un facultativo de medicina general, quien le diagnosticó una neuralgia del trigémino, que es un nervio craneal, lo que calificó el médico de extraño por la edad de Carolina, dándole como otra posibilidad y no menor, de un tumor cerebral. Ya en manos de una neurólogo y con el resultado de una resonancia magnética en mano, se le confirma un tumor epidermoide muy mal ubicado, cerca del tronco cerebral por lo que requería de una urgente intervención quirúrgica.A la fecha ha sido operada cinco veces.

Tras la primera, con una visión dióptrica, problemas de la refracción de la luz y mareos por la pérdida de un oído comenzó, lo que ha sido uno de sus alicientes terapéuticos, a hacer muñecos de trapo. Trabajo que se vio truncado por los malestares, siendo nuevamente operada hasta que tras la quinta intervención, en la que quedó bien, según su propio testimonio, reinició su labor con los muñecos y con ellos está en el Cerro Alegre, antes en el Cerro Concepción, en Valparaíso, los que han tenido muy buena acogida por el público y es así como Carolina, tras este renacer, dice que “querer es poder”.

Hoy cuenta con 2 locales en Paseo Dimalow 147 local 1 y 2, Valparaíso desde noviembre del año pasado y, a partir del primero de junio, se amplía con sus socias y amigas al otro local. Los que están dentro de un café y salón de té llamado Casa Raíces. Sólo deben visitarla para conocer y comprar sus ya famosos muñecas.